Producción de jabón: materias primas naturales y sintéticas

El jabón es un producto de higiene habitual, que nos acompaña en el día a día y nos ayuda a mantener la salud y la limpieza. Se ha utilizado durante miles de años como agente de lavado y limpieza. Los avances tecnológicos de los siglos XIX y XX dieron como resultado una reducción de los precios y una mayor popularidad, que se mantiene hasta el día de hoy.

Publicado: 18-01-2021

¿Qué son los jabones? ¿Cómo se pueden obtener? ¿Qué sustancias se necesitan para su producción? Aprenda todo esto y más en el artículo. Los jabones se consideran sales de ácidos grasos superiores. Se obtienen a escala industrial mediante la saponificación de grasas animales o aceites vegetales con el uso de hidróxidos. Como resultado de este proceso, además del jabón propiamente dicho, también se forma glicerol, que tiene propiedades hidratantes adicionales. Los jabones comprenden lo que se conoce como una cabeza, que es hidrófila, o soluble en agua, y la cola hidrófoba, que es insoluble en agua. Debido a su naturaleza anfifílica, se forman estructuras esféricas (micelas) después de la adición de jabón al agua. Esto sucede porque las colas hidrófobas penetran en las moléculas grasas, mientras que las cabezas hidrófilas se organizan en la superficie de la estructura, interactuando así con las moléculas de agua. En su conjunto, las micelas tienen la capacidad de disolverse en agua, lo que permite su eliminación con los contaminantes. Hoy en día, los estantes de las tiendas ofrecen una amplia gama de diferentes tipos de jabones. Se pueden dividir en función del hidróxido utilizado (sodio, potasio, magnesio, litio, aluminio). El metal alcalino utilizado afecta las propiedades y funciones finales del jabón. Otra división incluye la consistencia del producto y el pH de sus soluciones acuosas.

Materias primas para la producción de jabón

Los jabones que se utilizan a diario contienen numerosos compuestos químicos. Estos incluyen aceites, disolventes, aceites esenciales, pigmentos, emulsionantes , tensioactivos , estabilizadores, espesantes, conservantes y sustancias espumantes. Se considera que muchos tienen efectos nocivos sobre los organismos vivos. ¿Es esto cierto? Miremos más de cerca.

Aceites minerales: piel suave y tersa

Los aceites minerales cumplen la función de emolientes, lo que significa que tienen buenas propiedades untuosas, gracias a las cuales la piel queda más suave y tersa. Son perfectos para pieles secas o sensibles. Además, son muy estables, actuando solo superficialmente. Este grupo incluye aceite de parafina y vaselina. Estos son los productos de la destilación del petróleo crudo, que primero se purifica a fondo. Tienen un efecto hidratante y son utilizados por personas con dermatitis atópica o alergias. También se cree erróneamente que los aceites minerales tienen un efecto tóxico en la piel y que se acumulan en los órganos internos, como los riñones y el hígado. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que todas las materias primas deben someterse a una evaluación de seguridad. Si tales opiniones se confirmaran científicamente, dichas sustancias no se aprobarían para su uso en cosméticos. Además, los aceites minerales se han utilizado en la producción de jabón durante muchos años, gracias a lo cual se conocen bien sus propiedades toxicológicas.

Pigmentos: un toque de color

Los jabones en el mercado están disponibles en diferentes colores, desde el blanco como la nieve, pasando por tonos brillantes y coloridos, hasta algunos muy oscuros. Están elaborados con pigmentos, que están marcados con el índice de color (símbolo CI) y el número correspondiente en la lista de ingredientes del jabón. Los pigmentos disponibles pueden ser naturales (hechos de material vegetal; símbolos de CI 75100 a CI 77947) o sintéticos. Por lo general, aparecen al final de la lista de ingredientes del producto, lo que significa que se usan en pequeñas cantidades. Pueden presentarse en forma de polvo, como pigmentos mate y perlados. Los pigmentos de perlas se crean a base de placas de mica, que son minerales pulverizados que contienen aditivos en forma de óxidos, por ejemplo, óxidos de hierro u titanio.

Aceites esenciales: la magia de los recuerdos

Al igual que los pigmentos, los jabones también pueden contener diferentes aceites esenciales. Hay disponibles aceites esenciales naturales, así como composiciones aromáticas más sintéticas, estas últimas utilizadas a menudo por personas alérgicas a los extractos de plantas. El mundo de las fragancias nos devuelve la memoria, afecta nuestro estado de ánimo y sentimientos y, por lo tanto, es un aditivo tan popular para los cosméticos, incluidos los jabones. Los aromas que se agregan típicamente a los jabones son: cítricos, flores, almizcle, madera y especias. Los ingredientes del jabón también incluyen alérgenos, que están presentes en los aceites naturales, así como en las composiciones aromáticas. No son dañinos y no hay nada que temer. Es solo información para personas alérgicas a un alérgeno determinado, que demuestra que el producto dado no es adecuado para ellos. Las personas con alergias suelen utilizar jabones sin perfume.

Conservantes: para combatir los microbios patógenos.

Los jabones contienen agua, que es un entorno natural para el crecimiento de microorganismos. Por este motivo, los conservantes se utilizan para proteger un producto contra la aparición y proliferación de bacterias, hongos o mohos. De esta manera se puede prolongar la vida útil del producto. Sin una adecuada conservación del producto es posible que proliferen microorganismos patógenos, lo que repercutiría negativamente en nuestra salud. El uso de conservantes está estrictamente controlado por la ley. Se encuentran disponibles listas de conservantes aprobados, que fueron sujetos a evaluaciones de seguridad. Un grupo de ejemplo de tales compuestos son los parabenos.

SLS (lauril sulfato de sodio) y SLES (Sodium Laureth Sulfate) – hechos y mitos

Estos compuestos se caracterizan por una muy buena formación de espuma y propiedades limpiadoras. Cumplen la función de emulsionantes en productos. Han surgido numerosos mitos en torno a estos compuestos. Uno de esos mitos se refiere a su efecto carcinogénico y su acumulación en los tejidos sistémicos. Sin embargo, no hay estudios o publicaciones científicas disponibles que confirmen estas acusaciones, y todos los datos se basan en fuentes poco confiables. Su efecto irritante sobre la piel es una convicción igualmente común. Esto podría suceder si se utilizaran singularmente en forma de solución acuática, sin la adición de otras sustancias, anulando su carácter irritante. Tal efecto también podría ocurrir si se usaran en concentraciones excesivas o en el caso de exponer la piel a un contacto prolongado con estos compuestos. Por esta razón, siempre se utilizan en forma de mezcla compuesta. SLES se caracteriza por un menor efecto irritante que SLS y se utiliza con más frecuencia en productos de higiene personal. La oferta del Grupo PCC incluye productos como SULFOROKAnole , que es Sodium Laureth Sulfate (SLES), y ROSULfans , que incluye Sodium Lauryl Sulfate (SLS). Ayudan al lavado de contaminantes de la piel y las superficies del cabello, facilitando la mezcla de agua con sustancias grasas y tierra. Se encuentran entre los tensioactivos mejor estudiados y ya se utilizan en cosmética desde hace varias décadas. Las sustancias que contribuyen a aliviar los efectos irritantes de sustancias químicas como SLS y SLES incluyen betaínas. Se clasifican entre los tensioactivos anfóteros. Además tienen propiedades espesantes y espumantes.

Espesantes: la consistencia perfecta

Este es un grupo importante de compuestos químicos, utilizados en formulaciones cosméticas. Permite la reducción del contenido de cloruro de sodio en jabones y obtener un producto final con la consistencia requerida. Uno de esos compuestos caracterizado por las propiedades anteriores es ROKAmid KAD , que es Cocamide DEA , disponible en la gama de productos del Grupo PCC. Mejora la consistencia del jabón formando lo que se conoce como micelas mixtas. Además, es fácilmente biodegradable y se caracteriza por un alto rendimiento, gracias a lo cual es eficaz incluso a bajas concentraciones.

Sustancias reductoras del pH: para pieles sensibles

Las soluciones de jabón con un pH básico pueden tener un impacto negativo en la piel humana, que tiene una naturaleza ligeramente ácida. Su uso puede provocar sequedad e irritación. En este caso, se añaden reductores de pH al jabón. Estos jabones son utilizados principalmente por personas con piel sensible.

Disolventes: la base de los jabones

Estos constituyen un grupo importante de compuestos necesarios para producir jabón. Se utilizan para disolver otras materias primas contenidas en productos de higiene personal. Las sustancias químicas clasificadas como disolventes son: agua, glicerina, etanol y glicoles.

¿Cuál es la diferencia entre los jabones naturales y los "tradicionales"?

Recientemente se ha observado una tendencia creciente en la creación de cosméticos naturales. La producción de jabón natural por pequeñas empresas locales también se está convirtiendo en una artesanía cada vez más popular y valorada. La composición del jabón natural se basa en aceites saponificados y también incluye pigmentos naturales y aceites esenciales, así como otros aditivos a base de hierbas para mejorar las propiedades de cuidado adicional. El proceso de producción de jabón tiene como objetivo lograr el producto más natural posible con propiedades valiosas y se basa en el método del frío. Consiste en mezclar aceites a menor temperatura. Es un proceso simple pero que requiere mucho tiempo. La producción de jabón natural se basa en grasas vegetales o animales. Hoy en día, las masas de jabón a base de grasas vegetales son cada vez más populares. Su variedad es inmensa, lo que permite a los fabricantes obtener productos con las funciones y durezas deseadas. Dependiendo de qué aceite o mantequilla se utilice, es posible obtener un jabón con cuidado, limpieza, formación de espuma, así como propiedades nutritivas.

División de grasas utilizadas en jabones naturales

Las grasas se pueden dividir en duras y blandas. Los aceites blandos toman una forma líquida a temperatura ambiente, mientras que los aceites duros permanecen sólidos. Algunos ejemplos típicos de aceites duros son:

  • Aceite de coco

Este es uno de los aceites más populares y se utiliza en muchos productos cosméticos. No es susceptible a altas temperaturas, conservando así sus valiosas propiedades primarias. Otorga a los productos propiedades espumantes, de cuidado, hidratantes, antibacterianas, desinfectantes y antifúngicas pronunciadas. Además, tiene efectos regeneradores y nutritivos sobre la epidermis. Sin embargo hay que tener en cuenta que su contenido no puede superar el 50%, de lo contrario puede resecar la piel.

  • Manteca de karité

Esto confiere a los jabones ciertas propiedades hidratantes y de cuidado, así como una agradable consistencia cremosa. También contiene vitaminas A y E, gracias a las cuales la piel es más flexible y el proceso de envejecimiento se ralentiza mediante un proceso de reconstrucción e inhibición de la rotura del tejido cutáneo. Al igual que el aceite de coco, no debe usarse en cantidades excesivas. En este caso, su uso excesivo puede resultar en una reducción considerable de la formación de espuma y una consistencia de jabón demasiado suave.

  • Mantequilla de cocoa

Contiene antioxidantes. Su efecto antioxidante contribuye a ralentizar el proceso de envejecimiento cutáneo. También tiene efectos nutritivos, calmantes y antiinflamatorios, gracias a los cuales puede ser utilizado por personas con piel problemática. Algunos ejemplos de aceite blando son:

  • Aceite de oliva

Esta es una de las primeras grasas que se utiliza como materia prima en la producción de jabón. Carece de fuertes propiedades de formación de espuma. Sin embargo, se clasifica entre las grasas que confieren a los jabones sus propiedades de cuidado, hidratación y nutrición. Además actúa como filtro, protegiendo la piel de los efectos negativos de la radiación UV. También contiene un conjunto de vitaminas en su estructura. Uno de ellos es la vitamina F, gracias a la cual la piel no está expuesta a una pérdida excesiva de humedad, protegiéndola así de la resequedad.

  • Aceite de colza

Esto le da al jabón propiedades hidratantes, nutritivas, antibacterianas y antifúngicas. Además, contiene vitamina E, que elimina los radicales libres cumpliendo la función de antioxidante. Debido a estas propiedades, esta grasa se usa a menudo en jabones destinados a personas con problemas de piel. Como ves, gracias a la disponibilidad de una amplia gama de grasas, puedes obtener jabones con las propiedades deseadas. Sin embargo, hay algunos otros aspectos que afectan al producto final. Un elemento importante son las proporciones de aceites utilizados en relación con los hidróxidos o combinaciones de grasas. Los jabones normalmente no contienen una sola grasa, sino una mezcla de aceites y mantecas seleccionados, para maximizar los efectos deseados del producto final.

Aceites esenciales naturales

Además, a los jabones naturales se añaden fragancias en forma de aceites esenciales naturales. Estas son sustancias fuertemente concentradas caracterizadas por una alta volatilidad y escasa solubilidad en agua. Se obtienen a partir de materias primas vegetales mediante un proceso de destilación, centrifugación, prensado o extracción de cáscaras de frutas. Además de proporcionar jabones con un aroma delicado, también exhiben efectos antibacterianos, antivirales y antienvejecimiento. Los aceites esenciales con aromas y propiedades variables están disponibles en el mercado. Los más populares son: aceites cítricos, especiados y florales.

Pigmentos naturales

Además de la base de aceite y los aceites esenciales, la composición del jabón natural también incluye pigmentos. Sin ellos, el jabón obtenido normalmente adquiere un color cremoso. Dependiendo del aceite utilizado, puede ser de un tono más claro o más oscuro. Los pigmentos naturales que alteran el color del producto incluyen sustancias tales como: clorofila, carotenoides, carbón activado, antocianinas, curcumina y espirulina. Además de cambiar el color del producto, constituyen fuentes de valiosos nutrientes adicionales.

Glicerina: un producto secundario de la saponificación de grasas.

Eche un vistazo a si el contenido de jabón incluye glicerina natural. Es un subproducto de la saponificación de grasas. Sin este compuesto químico, el jabón no tendría propiedades hidratantes y acondicionadoras para la piel. Estas sustancias no son todos los compuestos químicos que se utilizan como materias primas para la producción de jabón. Los jabones pueden incluir otras sustancias diferentes, destinadas a dar a los productos un carácter único, por ejemplo, leche de cabra, miel e incluso castañas.

Seguridad de los cosméticos

El fabricante de jabón es responsable de proporcionar un producto probado y totalmente seguro. Antes de que se apruebe la comercialización de un cosmético, debe someterse a una serie de evaluaciones de seguridad y estar sujeto a las normas establecidas por la Unión Europea. Independientemente de si se clasifica entre productos naturales o sintéticos. Durante la evaluación de la seguridad, se prueban, por ejemplo, propiedades irritantes. Por lo tanto, no debe temer la composición de los jabones disponibles en el mercado, ya que deben cumplir con las regulaciones legales y no representan ningún peligro para la salud humana cuando se usan según lo previsto. La cartera de productos del Grupo PCC incluye la línea ROKO Hygiene , con una gama de jabones líquidos y jabones en espuma. Están sujetos a la Evaluación de seguridad de productos cosméticos y se han registrado en el Portal europeo de notificación de productos cosméticos (CPNP).


Comentarios
Únete a la discusión
No hay comentarios
Evaluar la utilidad de la información.
- (ninguna)
Tu clasificación

La página ha sido traducida automáticamente. Abrir página original